La calle del Pañuelo, y la plaza de los rincones del oro

Para entender Córdoba, hay que dejarse llevar por sus callejas, buscaba esta porque había leído que al final de la calle estrecha como la medida de un pañuelo,  se desemboca en una placita diminuta de apenas 15 metros cuadrados que en otros tiempos se llamaba La plaza de los rincones del oro, porque cuenta la leyenda que en tiempos de los árabes vivía un comerciante que presumía de tener las mejores sedas del califato y se las pagaban con oro.  También por los reflejos que  deja el sol en las paredes y sus rincones.  No sabía que aquella esquina me iba a llevar a la plaza tan pequeña e intima , me lo imaginé cuando empezó a estrecharse y escuché el ruido de su fuente al fondo, apreté mi paso emocionada e intrigada y cuando llegué al final , efectivamente los rayos del sol dejaban su oro en los rincones.

IMG_4364

IMG_4369

Allí en la diminuta plaza , alejada del ruido y de la gente , sientes melancolía, y escapas por sus paredes como los rayos del sol para esperar en un palacio la visita del príncipe, me llevo las sedas para cubrir lo que de momento… no quiero que vea.

IMG_4367

Cuando vuelves a salir por la calle estrechita, comprendes que todo había sido un sueño ? la puerta del fondo con las flores, te dice que la ciudad se va a ensanchar de nuevo ante tus ojos, y sientes melancolía de La plaza de los rincones del oro.   Me giré para mirar tu recuerdo y ver como me dices que aún no ha salido nuestro tranvía. 🙂

IMG_4363

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s